Project Description

Tensegridad roja y blanca, 2016

375 x 35 x 35 cm. cada columna. Madera, hierro y cable.

Supeficie total aproximada: 170 x 450 x 220 cm.

 

El Pabellón Español para la Exposición Internacional de París de 1937 fue gestado por el Frente Popular como un altavoz para denunciar internacionalmente el avance del fascismo durante la guerra civil española y también como propaganda de los logros democráticos, sociales y culturales de la Segunda República.

La obra Tensegridad roja y blanca está compuesta por tres columnas idénticas a las que soportaban el Pabellón Español pero con la particularidad de permanecer suspendidas en el aire mediante cables tensionados entre sí. La forma que resulta del cruce de las columnas recuerda a las composiciones constructivistas y sus colores rojo y blanco, habituales en aquel movimiento, se pueden asociar al conflicto de clases; tal y como se aprecia en el cartel de El Lissitzky de 1919: “Golpead a los blancos con la cuña roja” (1 y 2). Esta lucha del proletariado contra la burguesía, el fascismo o el capital, no deja de actualizar la vieja dialéctica entre rousseunianos y hobbesianos. Y es que la Guerra Civil, marcó un punto de inflexión a nivel internacional entre una sociedad que aspiraba a ser emancipada, libre e igualitaria y otro modelo social subyugado al poder del Leviatán, como sucedió en las purgas estalinistas, en el nazismo y todavía hoy, en el capitalismo globalizado.

 

(1) No se sabe muy bien la razón por la cual las columnas del Pabellón Español se pintaron con los colores rojo y blanco. Como hipótesis cabría mencionar la admiración de Luis Lacasa –arquitecto del pabellón, junto a Josep Lluís Sert, de afiliación comunista y encargado de la parte ideológica– por el Pabellón Soviético de Mélnikov de 1925. Además de compartir la misma gama de colores: blanco, rojo y gris, ambos pabellones mantienen cierto parecido estético al contar con el mismo tipo de cristalera exterior.

(2) El constructivista Karl Ioganson ya experimentaba en los años veinte con formas espaciales tensionadas por cables antes que Buckminster Fuller se atribuyera la paternidad de la tensegridad en los años sesenta.