Project Description

Arquitectura desplazada, 2010

Impresión digital montada sobre madera.
8 fotos de 50 x 70 cm.

 

El arquitecto catalán Antonio Bonet Castellana (1) se exilió a Buenos Aires, en 1938, como consecuencia de la guerra civil española. Un año después, construyó junto a López Chas y Vera Barros la Casa de Estudios para Artistas. Un hito arquitectónico y un edificio manifiesto, que además de poder considerarse la primera arquitectura moderna realizada en el exilio, también sintetiza lo mejor de su ideario. El edificio consta de un bajo con locales comerciales y siete talleres para artistas y arquitectos. En palabras de Bonet, que instaló su vivienda en uno de los talleres situados en el ático, el edificio crea “un pequeño centro de relación” entre artistas de diversas disciplinas.

Arquitectura desplazada se enmarca dentro de la exposición Canòdrom 00.00.00. (CoNCA, 2010) que se hizo con motivo de la reconversión del antiguo Canódromo Meridiana (Barcelona, 1963), obra también de Bonet, en un centro de arte. Por esta razón el proyecto pretende generar un diálogo entre dos obras que marcaron un punto de inflexión en la vida del arquitecto: la Casa de Estudios para Artistas (1939) representa el exilio, y el Canódromo (1963) su regreso definitivo a España.

La serie de ocho fotografías titulada Arquitectura desplazada, muestra como una maqueta de grandes dimensiones de la Casa de Estudios para Artistas se pasea, a modo de “visita familiar”, por distintas dependencias del Canódromo. En el encuentro entre ambos edificios se aprecia un extrañamiento casi fantasmal. Una sensación de incomodidad y soledad similar a la que pudieron sentir muchos exiliados cuando constataron que el país que tuvieron que abandonar, ni los conocía, ni los reconocía.

 

(1) Antoni Bonet Castellana (1913-1989, Barcelona) se inició en la arquitectura de la mano de J. Ll.Sert y J. Torres Clavé. En 1933 participó en el IV congreso del CIAM, a bordo del Patris II, junto a la delegación del GATEPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea). En 1937 marchó a París para colaborar con Sert y Luis Lacasa en la construcción del emblemático Pabellón de la República. Posteriormente ingresó en el estudio de Le Corbusier donde conoció a los arquitectos argentinos Ferrari Hardoy y Kurchan que -debido a la grave situación en la que se encontraba la guerra civil española- le propusieron trasladarse a Argentina.